domingo, 14 de febrero de 2010

el árbol oscuro


Yo apunté a un nido
Yo apunté a un nido y le dí
e hice lo mismo que el tiempo hace con la risa.
Y lo hice sola
con una roca de hielo,
con una piedra de llanto congelado.

Luego, con el mismo escombro rasguñe mi cara.
e hice lo que un rastrillo con la arena.
Unete como a un recuerdo joven dije y labré la marca,
sin ventanas para mi rabia
labré la marca
dejé el vestigio de haber sido un instante tan vil como el tiempo.

Con una roca de hielo
Con una roca de hielo
derribé lo que flameaba en el árbol oscuro.
y todos los recuerdos sin sostén cayeron
mezclandose las filmaciones de unos rostros
con las grabaciones de otras voces
en un solo engrudo.

la mano de mi amante con cara de risa,
el pie de la muerte con aliento de pozo.
y mi padre con sus ojos en blanco.

El tiempo es un árbol oscuro
vive pensando el fruto que arrojará sobre tu risa.

Y el pasado,
el pasado es el nido
se piensa ausente pero se sabe de éste lugar
como un destino circular que otra vida menciona
y tu atiendes pero lejos ya.

Pero esta vez lancé una piedra.
A fuerza de ser pájaro,
a fuerza de flamear sobre un árbol oscuro
al tiempo le dí, al pasado le dí,
derribé sus frutos, rasguñe mi cara.
Y todo eso lo hice yo sola,
con una piedra de llanto congelado.

8 comentarios:

  1. Siento tu voz elevada contra el nido, y esa roca de hielo, una punta lacerante que da y no da en su centro. A veces se puede sola, a veces no. Sin embargo, siempre hay una música, sonando en algún lugar.
    Fuerte pero bellísimo poema, como todos tus trabajos Lau, felicitaciones.


    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla Lau, me encanta, un abrazote Gus.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante uso de la palabra, las imágenes...todo...sobre todo, eso que hace el tiempo con tu risa y que se ve tan terrible. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, tu blog, tus palabras, tus textos, las imágenes, la música, gracias porque me sirve para inspirarme para mis fotos, mil gracias, leer tanta belleza hace serenar mi alma.

    ResponderEliminar
  5. Laura, apenas puedo con ese poema,y sin embargo vuelvo siempre a él como se vuelve a mirar el abismo que parpadea y nos da paz y belleza afilada . Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Vuelvo a este poema siempre como quien retorna al borde peligroso de un abismo que atrae con su belleza filosa y su promesa . Hay tantísima belleza en él y sin embargo una ternura inmensa para quien lucha con su llanto contra el tiempo. Abrazo con el alma que no existe, pero que debiera existir para nombrar lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es un honor para mi que vuelvas y todo lo que te trae. Hermoso mensaje. Un abrazo grande

      Eliminar

Cavilaciones

Como dos platos devorados en el ansia de una bacha así mi amor, nos hemos ahogado La música de Satie reina sobre lo doméstico y una a...