miércoles, 12 de mayo de 2010

Herida de mujer translúcida


Me pasa que tengo en las manos conciencia de haber tocado a una mujer herida.

Me pasa porque la incertidumbre planea en diferentes nieblas.
Me pasa una mujer removida en sus sequías primerizas
azotada luego por los vientos
de los que no se vieron arribar sus luces

He guiado una mirada triste
a una mujer emplazada por el tiempo y sus tabulaciones.
enumerada en el lenguaje,
sumada en las cifras absolutas ,
tachada de los viejos cálculos,
escoltada por los malos pronósticos,
una mujer traducida a varios universos,
reproducida y conservada como un perfume silencioso.
La mujer que se parte en su lástima.

La mujer que se ejecuta en mi llanto
lenta y lastimosa como garra que ha surcado rutas pacíficas,
rutas que drenan las pérdidas de mis ríos,
cauces paralelos a mi muerte
que no pasan frente a otros volcando una sola pena.

La mujer exhausta de mi aliento,
resignada al empleo de las alucinaciones.

Escondida por la sed
y dejada al descubierto por el ansia.

Esa mujer ha sido tocada por un cuerpo herido,
ha sido reconocida entre viejos cadáveres con las mismas resistencias,
ha sido exhumada como una música sobre falsas transparencias,
y luego se ha sentado entre mis dedos,
se ha sentado sobre estas manos que reciben dentro
una ruta, un viento, una sequía
o una herida de mujer translúcida.

10 comentarios:

  1. Me daría vergüenza agregar una palabra...

    ResponderEliminar
  2. Una y otra vez urgando la herida para encontrar lo que se presiente y conoce insoportable tal vez.
    Una y otra vez regresando a las orillas y oteando en las profundidades, para salir reverdecida y no, para salir embarrada y no.
    Para salir limpia y sucia, a la luz del propio silencio, esta mujer y su constante negarse y reconocerse en esa otra que va y viene siempre una vez más.
    Un lenguaje notable Laura en una búsqueda llena de encuentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sos una gran poeta, Laura, de eso no me cabe ninguna duda. Tus imágenes pegan fuerte y llegan a lo profundo. Gracias por tu abrazo de loba. (Mientras leía tu herida de mujer traslúcida escuchaba una música y el poema de la loba. ¿Está hecho así o a mí me salió porque toqué alguna tecla sin darme cuenta?)También escuché un espectacular poema tuyo en el programa de radio de Lili y Patri.
    Besos.

    Jorge Luis Estrella

    ResponderEliminar
  4. Jorge debe ser este mismo poema que escuchaste amor! jaja... Ayer? Gracias por tu constante apoyo y tu cariño. Pulgarcito: por qué verguenza?

    ResponderEliminar
  5. hermoso el poema.intenso,muy intenso como la vida...como la muerte.omo las ganas de escapar de no mismo.muy bueno.

    ResponderEliminar
  6. me encanta. me encanta, me encanta..
    te sigo !

    : )

    ResponderEliminar
  7. Hola preciosa, qué decir.Que cala hondo? que persevera su fuerza? que es una gran poeta...todo repetido, sólo sirve leerla, escucharla, abrazarle las palabras....
    (no, no la tuteo, usted es grande, grande, ja ja)

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  8. "como garra que ha surcado rutas pacíficas,
    rutas que drenan las pérdidas de mis ríos,
    cauces paralelos a mi muerte
    que no pasan frente a otros volcando una sola pena"

    que bueno!

    ResponderEliminar
  9. Vaya!no logro lo justo para esto.. es todo sentir.
    hace poco k te leo, porque hace poco me llego la data de tus blogs sin querer.
    aunque ya creo van 10 años k se k andas por ahi, año 2000 o 2001 apareciste en papel con CROMATICO en mi secundaria. y desde ahi cada tanto te cruso en lado cualkiera. hasta me pareciste un par,en un barrio del sur, me queda duda merito a miopia.
    me revelan un monton de formas tus letras, hasta tambien, logro asemejarlas a las disyuntivas de mis partes.
    Lo mejor desde aca- y te sigo.

    de Sinceles.

    ResponderEliminar

Cavilaciones

Como dos platos devorados en el ansia de una bacha así mi amor, nos hemos ahogado La música de Satie reina sobre lo doméstico y una a...