lunes, 9 de mayo de 2011

Al dios rey de la palabra

Aunque perseveres en tus gritos
de caótico semidios
y sientas crecer en cada renglón
la gracia de tu carne,
no llegarás más alto,
que ese hombre de rodillas,
que todas las noches,
abrazado al honor de su vasta memoria,
implora en su aliento,
el poema o el infierno,
que merecer
por la mañana.

4 comentarios:

  1. Me llego, profundamente. Al lado de todo lo que quisiera ser, además de una mendigadora del verso. Abrazo !

    ResponderEliminar
  2. Un placer leerte Lau!!!! hermoso poema! tienes palabras en las venas!

    Ya profundizaré más en este sitio de delicias, y trataré de dejar mis comentarios. Desde ya sé que todo lo que encuentre será valioso!

    Mis felicitaciones y cariños.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho, es necesario intuir los limites de nuestra propia palabra.

    Y me gustó la imágen del blog =)

    Besotes Lau!

    ResponderEliminar
  4. Espléndidos poemas Laura! los vengo leyendo a todos con calma ... y hoy te digo que son el "pan" que yo busco siempre para alimento de la poesía que navega en mí. En la sangre, el alma, los huesos ... el estómago! Hoy me siento saciada.

    Te felicito y agradezco que compartas tu cosmos de palabras.

    Mi cariño y abrazos.

    ResponderEliminar

la más tierna dulzura ignora

Pasa de todo cuando el amor ofrece su posibilidad nos hace un nudo arriba y nos cuelga un monte se nos atraviesa se  congela el p...