martes, 23 de agosto de 2011

Algo sobre mi padre


Todo tiene solución exepto la muerte
-decía mi padre-
Aunque claro, decía esto cuando estabamos del mismo lado
cuando pensaba una solución para no irse.

Ahora él está muerto.
Qué dirá de la muerte ahora?
quizás no piense soluciones,
porque la solución de la muerte es otra muerte
eso lo digo yo,
que me quedé aquí, de este lado

Nunca más supe de él,
No tuve apariciones, ni ruidos, ni sueños
perturbadores.
Quizás él, en su lado esté vivo,
y piense que yo estoy muerta en otro lugar.
Quizás espere de mi apariciones, ruidos
y sueños perturbadores.

Quizás los dos ya no buscamos soluciones,
y sólo hayamos quedado en medio de una fe
espalda con espalda,
sin darnos vuelta a mirar
que somos uno
que no se encuentra.

4 comentarios:

  1. Magistral y sentido..

    Sin palabras Lau.

    Te abrazo

    ResponderEliminar
  2. La muerte es siempre "quizá". Es como este poema, las preguntas quedan todas flotando de este lado, y quizá del otro también. Quién sabe.

    ResponderEliminar
  3. Decirte hola, leí ... desaté todos los duelos. Los acaricié ... volví a doblarlos hacia dentro. Y quedé con tus palabras pegadas en mis ojos para siempre - no sé si basta.

    Gracias.

    Va mi abrazo. Y también gracias por llegar a verme.

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor eso es a muerte, buscarse contra toda esperanza de encontrarnos.

    Pero hay que seguir.

    Un beso.

    Carlos de Apenas penas.

    ResponderEliminar

Cavilaciones

Como dos platos devorados en el ansia de una bacha así mi amor, nos hemos ahogado La música de Satie reina sobre lo doméstico y una a...