lunes, 23 de diciembre de 2013

el desamor




Así es el desamor,
un frasco de vidrio con el feto de un caballo dentro
Quieto está allí lo que pudo fugarse
Diez mil horas de galope
entre cosas que no existieron
el desamor es un árbol destinado al monte
la torre donde un indio vigilaría su manada
pero creció en la ciudad
en su tronco se apoya una plancha de lentes
o tiene atada una bici
o es propiedad de un animal
que le orina
cada día
en horarios fijos.



jueves, 19 de diciembre de 2013

el living de un cazador respetable




Eso que viste
El león majestuoso que entra a los poemas
Los lentes de tu madre junto a tus cuadernos
son cartas
que unos locos barajan cada año

uno reparte, otro apuesta,
otro amenaza arrojarse de lo más alto de Hong Kong

Estás cómodo en el living de un cazador respetable

La vida descorcha tu animal
sólo por sus cuernos.



viernes, 29 de noviembre de 2013

el agua que viene de los fondos




“Rezak Motanic observa incrédulo lo que parece un cráter lunar” -diario matutino-

En la radio anunciaron cortes parciales de agua,
mientras una laguna desaparece en Bosnia 
y aquí, el perro de al lado bebe de un pozo que ha cavado el mismo.
Justo allí está el desagüe que viene del fondo de la sala
cuando se baldea el patio.
Algo escapa con el agua y el perro bebe incansablemente.
En el reflejo del charco parecen dos perros saludándose
desde mundos paralelos
Es el cráter que ha dejado el paso de un gigante.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

Four you own benefit



Alguien llegó, almorzamos.
Comió con gusto.
Bebió de un vaso donde flotaba
el cabello negro del invierno.
Contempló mis fotos, la protección del ausente
que es pura crueldad.
Se estiró en la colcha  que tejí como una red maldita
Sus rombos tienen un vacío  semejante a una poda de eucaliptus.
 a la vajilla finísima de un loco.
al frío colchón de un evacuado.
También fuimos, cielo de promesas, la armoniosa
combinación de unas prendas
Seda natural pintada a mano.
Pero hubo un giro en los acontecimientos
un relamer de labios, una densidad, un cabeceo,
algo repentino y brutal
la trampa de un oso.
se rompió la seda, se cortó un pedazo
amordazamos el ángel
Repasamos las estatuas
donde el polvo se pegó
como una antigua ternura
Me hundí llena de barro en la nieve
Dancé
Four you own Benefit de Phill Glass
Me colgué al revés como un murciélago
Sí, he asumido el final
Como se prepara la gallina que se crió de pequeña
previniendo que el decapitamiento sea
una nube fulminante
una tajada
Ni nervios de punta, ni piedades astutas.
Así, 
un tejido maldito
casi hipnótico
la colcha en que se estiró

como dormido.

sábado, 16 de noviembre de 2013

lunes, 4 de noviembre de 2013

invocación



A esta hora los autos ya no pasan.
La noche se ha fundido al pulso en las muñecas
Te has sentado a mi lado.
En el vientre de la presa un rifle erguido se ha reflejado
Acaricias la cabeza de mi bestia
mientras atas tus fieras a la reja de mi corazón.
La casa vibra en el agua. El agua vibra en el vaso
En el vaso puede verse el nudo de nuestras  piernas 
trenzadas en un mismo tronco
La balsa tiene una grieta y ha entrado el mar
Me muevo dentro tuyo y veo un barco que se hunde
Pienso en Alaska
En peces tibios  en una casa envuelta en temblores
En sábanas húmedas azotadas por el viento norte
a punto de soltarse.
Imagino las gotas que estallan en la tierra suelta
en el ansia por el barro.
Llegás antes que yo 
y entre la muerte que ahora existe para vos
y la que aún no existe para mi, un árbol crece
Hay un niño a la sombra de lo que no fue sembrado.
Porque en este barco no hay tripulación
Es una arteria oscura donde una serpiente navega
Es un lago que ha muerto a su cisne
y lo mantiene a flote
Vuelvo a entrar
La muerte ha abierto tu boca y esta vez sopla

Me ayuda

a invocar la vida que no hay.

lunes, 28 de octubre de 2013

Transplantar





Tengo que sacar del cantero del patio el jazmín enano
Ponerlo solo en una maceta.
Eso me aconsejó la amiga de mi madre.
Lo planté mal.
La maravilla lo ahogará cuando llegue diciembre.
En cambio este árbol engarzado en mi como un broche
Esta planta esbelta, apegada, fiera
saldrá con carne y todo
si la arranco.
Una raíz guacha anudada al pulmón
Una raíz doble
Tal vez una palabra 
que pronunciaste
limpia, trémula, dichosa
como una espada.


domingo, 27 de octubre de 2013

La parte más honda





Olvidar
o dormir
el súbito instante
en cuyo sueño,
se sueña la vida que jamás tendremos.

Aquí arriba
reina la memoria de este día
como un dios
que todo lo ve,
menos a su dios.

Allá abajo
el animal que enterré
se ilumina
tan brillante como un diente de oro.

Lo que escondí
en lo más hondo
hoy
abre sus ojos

flota en los mares.



de La vida en que sueñas

jueves, 24 de octubre de 2013

El poema es sólo esto



El poema es sólo esto.
La galletita del enfermo,
el vaso con agua del moribundo,
la propina del que abrió todas las puertas,
la visita del preso,
un techito para el insolado,
la masturbación del viudo,
el trueno en la sequía de toda una vida,
un remo en el oleaje de los hombres,
el primer canto del gallo,
la medalla en el respaldo del agobio.
No le pidas amistad, resurrección, cuidados de enfermera.
No te dará apellido, vacaciones, hospedaje.
No le des conversación.
El poema abandona tu oscura importancia
te convierte en su rehén, su leña, su mascota,
en alguien que abandona sus certezas
para hundirse en el desierto
de un reloj de arena,
en señal de espejismo.





de La vida en que sueñas 

domingo, 13 de octubre de 2013

y qué es un muerto?


A Gema, mujer con flores


La mañana en que Gema murió pasó caminado
Hizo un golpecito en el vidrio con los dedos
El golpe de una piedrita en el estanque
El golpe de la fruta en el plato de loza
de la flecha fallida que regresa al carcaj
Un golpe con tonalidad de llamamiento
Esa mañana me di con Gema en la sala
Me di con el cerco abierto
 y la pitón sin rastro
Gema tenía el semblante de la marsdenia en el desierto
con un campo quemado
 un pavo real desplegándose
 el cajón de los cubiertos
sacado por completo

 A las 18 cerramos
 Cerramos la puerta de este mundo
Cerramos la carta que abriría un extraño
Abandonamos un libro
metiendo un señalador de fuego.

Y qué es un muerto entonces? me preguntaste

Ves en la heladera?
un pajarito de yeso
al que se le ha salido el imán del sueño
y  ahora resbala
de esa puerta

que dió al infinito.


de El animal no domesticado (Pan Comido 2014)

martes, 1 de octubre de 2013

Poemas anteriores - Vecino al fondo



Apuesto a que no sabes que matar un gato es mala suerte
Apuesto a que no sabes que matar un gato es intentar librarse de otras garras.
Quizás lo sueñes, grande, blanco y muerto.

Quizás luego pierdas dinero, te dejes influenciar por un pronóstico
no logres vencer a tu enemigo.

O quizás no pase nada

No fue infección, vejez ni veneno
Fue un disparo a la cabeza 
de esta especie de niño, de ciego, de ángel
y sé que aún teme, que sufre, que lamenta
la piedra, el disparo, la racha de este mundo.
la piedra, el disparo, el pasaje al otro lado.
Ojala lo sueñes,
ojala sientas sangrar en tu cabeza el ladrillo,
el maullido, el absurdo muerto que yo levanté.
Pero no pasará, no pasará.
Apuesto que has entrado a tu casa, has prendido la tele,
has lavado tus medias y tus manos.
No verás a mi gato,
Vas a tener un sueño limpio
Vas a desear otra suerte







.

lunes, 30 de septiembre de 2013

En el correo la mujer que vende sobres es ciega


En el correo, la mujer que vende sobres es ciega
Sus ojos son pisadas de un animal 
que huyó hace tiempo
Me reconoce cada vez que llego
Esta mañana me dijo: vos sos la chica que escribe poemas
Y a quién le enviarás hoy?
Me dio un sobre pequeño donde calza justo un libro
Aunque en su mirada no calce una sola visión
Sus ojos son blancos como las sábanas de algo moribundo
Sus ojos son blancos como la espalda de un dios
íntimo con ella
que se rehúsa a mirarnos.
De ellos no cae agua nieve
Caen esquirlas de un volcán
que trama en las profundidades.
Estos son tus poemas? Preguntó la primera vez
Tomó el libro pero no como un libro
sino como si tomara un cráneo, un ramo, una espada
algo frágil y feroz, distante a nosotros.
Abrió en la página 30 y con sus dedos recorrió los versos
de derecha a izquierda como si desandara un viaje
Se frenó en la palabra ciervo
La acarició una y otra vez
como si hubiese decidido domesticarla
Su índice se superpuso a la palabra
que ya no se vió
Como si el ciervo hubiese
entrado en ella
Como si nunca se hubiese ido
como si sus patas firmes 
ahora en un nuevo territorio
 hubieran borrado por un instante
 las viejas pisadas



viernes, 27 de septiembre de 2013

lustrar


Como todas las mañanas, 
tomé la gamuza
rocié el Blem
y lustré el ataúd del fondo

Lustré 
el tórax de un gigante congelado
Lustré 
el árbol ahuecado de un zoológico
Lustré 
el torso de un cristo embalsamado
Lustré 
la maceta de una planta venenosa
Lustre 
un instrumento de percusión solitaria
Lustré 
la cartuchera de una fibra imborrable
Lustré 
la cáscara de una semilla a la intemperie
Lustré 
el caparazón de un ciervo inalcanzable
Lustré 
el capullo de un insecto que se pierde
Lustré
la nave de un ser que nos deja
Lustré
el escudo de una moneda extranjera
Lustré
la falsa alcancía de la muerte



de El animal no domesticado

viernes, 20 de septiembre de 2013

bello animal de los celos



Dónde marca la bestia el amor por el cisne?
Morder es saciarse. Asfixiar es restablecer.
Nada como forcejear con las cosas por sus angosturas,
por sus respiraciones.
No podemos besar sin succionar. No podemos poseer
Sin torcer, sin estrangular.
El cuello es una erupción sin fin, jamás se enfría.
La pasión es respiratoria y es ronca
El placer es estrecho
El orgasmo es un cogote vuelto al revés
con su lengua afuera.
El animal de los celos
tiene hambre
Lleva la fatalidad en su regazo 
como un recién nacido
Cuida su cabecita de golpear con la ceguera
Ay tempestad de la sin razón!
mis mános están húmedas porque él las lame
ha visto en ellas dos hijas pródigas
algo fallido
Ha conservado su intención
Ha borrado la entrega

martes, 17 de septiembre de 2013

Están pintando la funeraria





Estás solita? Me preguntás
No, estoy con Hugo que ha venido a pintar la sala,
a lavar la cara
de su dios malo, en un precario acto
Un soldado corpulento con rostro de insecto lo observa
Lijar con fuerza,
desprender el seco aguijón de un muerto
la vulva de un fantasma que esperó salir
ser acariciado
Cubre el piso del goteo 
con diarios viejos,
con obituarios
de gente que  goteó aquí
su última lava
El color es beige y es cálido para este monte
Ha prendido la radio
La música tapa el crepitar  de los peces
La pared absorbe como el lecho de un pantano.
Debajo de los  cuadros las manchas son demasiado oscuras
Pasa la brocha
Deja sin orqueta a las palomas de la putrefacción
La muerte es un tabaco que impregna el pelo y las manos.
Estás solita? Me preguntás,
y qué haces?
Leo sobre la muda de especies tras los incendios del lunes
Veo aquí una constelación de hombres 
que emigra
en pleno mañana,
como murciélagos.

Pienso,

qué es el color beige  para una habitación sin luz
y qué pensará de este precario acto
la noche

sábado, 3 de agosto de 2013

el amor de quien nos muerde



"Todos lo días abre la muerte un tajo"
Leticia Ressia





Todos los días rebalsa la muerte su miseria.
Violenta una puerta. Entra en una casa.
Es el animal menos amado.
Todos los días se vacía un hombre. Se lo pierde de vista.
Se lo planta como una semilla que brotará en el centro. 
Esta ropa sufre, el hábito del rostro hundido en su golpe,
consolado por su máscara.
Considérate máscara, considérate sueño. Considérate hábito.
Toca unas manos frías con tu tierra roja
Toca su percusión y su lanza
Todos los días se cierra unos ojos, se marchita un ramo
Caminamos con sangre marchita que nos ahoga.
Caminamos con la agilidad del que volverá a pasar,
en cinco minutos, en diez años y sin suerte
Todos los días se aleja un cuerpo. Se presiente su ceniza.
Cada cuerpo lleva impregnado el árbol de su ceniza.
Se transcriben fechas para un diario, para una comunión, para una lápida.
Hay gestos en la mañana
Un loco filma sonidos extraños que sube al internet,
 pero no es más que el ruido de su fe desvaneciéndose.
Se cubre una mancha con un mueble,
se cubre una pared con un espejo,
se cubre un hijo con una mascota, 
se cubre una muerte con otra muerte.
Por eso todos los días falta un hombre
Rebalsa, violenta una puerta
Se convierte en su animal menos amado
Sin embargo todavía esperamos que nos devuelva el corazón
Reponga el vidrio roto en la cordura.
Deje de hacer blanco en nuestra música
Por eso cuidado con el sueño que exige agua para su monstruo
Cuidado con la jaula que exige a su pájaro hipocondriaco
porque no es más que un puñado de plumas
lavado en una lata del encierro
Cuidado con la gata ciega que no acaricias, le crecen alas,
se cree serpiente y quizás piensa estrangularte
La fatalidad nace guacha de una puerta, de una uña encarnada,
de un estómago con fiebre.
Ladra, ladra hasta dejar de ser el blanco,
hasta dejar de ver en todas las muertes a tu muerto
Piensa, todos los días se vacía un hombre con engaños
Somos ciegos girasoles que se levantan a seguir la noche
El amor de quien nos muerde.




de El animal no domesticado 

lunes, 29 de julio de 2013

Jorge

No eramos amigos, pero era su fe radiante
el saludo de todas las mañanas,
lo que él tenía para mi
cuando lo encontraba en la farmacia, en el kiosco,
estrangulando el cigarrillo de lo viejo y de lo incierto,
espantando la ceniza
para que la muerte no venga con el humo, no lo impregne.
Tengo el boleto de la rifa que me vendió una siesta
Su trazo hundido en el cartón
es un hachazo que aún resiste
Y es que la letra de un muerto es una mordida infinita,
un borde en braile, una cascarita de luz,
donde gastar los dedos
Una vena hinchada
donde corre sangre nocturna y fósil
agua bendita e impostora
Hilo de hombre que insiste en latir.
Miro ese boleto con el número de una suerte que no fue mia
ni de él, ni será de nadie,
Pienso si hay algún punto donde todo regrese
donde los muertos que vimos partir los encontremos en la calle,
el edificio vuelva a ser baldío,
el cosmos regrese a su génesis
o el soldado a su propia victoria.
Pero no es Jorge o el soldado que lo espera en la muerte,
ni el que no hayamos sido amigos,
ni el cigarrillo que miente su ceniza
ni son estos números que aún espero salgan
a la cabeza de alguna suerte.
No es el cosmos
o el terreno baldío de la muerte tapada por los edificios del vivir
Es la impotencia de no poder contestarle el saludo
cuando pase.

viernes, 19 de julio de 2013

Robar de un blog, violentar una puerta, no tener escrúpulos, figuretear, demasiado para una sola bolsa



Necesitaba decir algunas cosas en este lugar, que es mi casa, a las ocho o diez personas que siempre vienen o intuyo rondar aquí. Es la única vez que diré algo por fuera de la poesía, algo que está detrás, que poco importa, pero de vez en cuando, es necesario sacar para que las situaciones particulares puedan dejarnos algo mayor, válido quizás.
Ayer, vi transformarse lentamente la indignación en rabia y finalmente en desilusión, y recuerdo una pregunta muy frecuente que le suelen hacer a los autores,cómo escribís? si es una pulsión o se sientan a crear, a macerar? Pregunta ingenua ante estos hechos, porque de última, se crea? Cómo? Dirán estos personajes cómo crean? Que pican fino o no tanto los versos de algún blog perdido en la red para rellenar su álbum, más que literario, mediático? 
Qué sería un blog entonces? Un sitio fresco donde venir, sentirse a gusto, tener lecturas, paisajes diversos, donde poder sentirse seducido o confrontado, o es una pila, un contendedor de imágenes donde venir a dar una palada bruta, con más de gula que de afinidad, llevando lo que me resulta atractivo, ingenioso, efectivo a la vista, fácil de manipular, una palada, ya dije, al fuego para trasladar hecha carbón, claro está, con el fin de soplarle las chispas, imagino yo, armando sobre la mesa cual recortes de diario, teniendo bien estudiado donde cortar la frase para que no sea tan obvio? Esto es también parte del oficio?
Reitero, no se trata de la recreación de un texto, de nuevas respiraciones, otras preguntas, citando las fuentes, aludiendo el préstamo con cursivas, negritas o epígrafes.
Y cómo uno puede sentirse si además de descubrir el modus operandi, es decir los  textos del blog perfectamente seccionados y vueltos a ensamblar de un modo obviamente inútil, porque no responden a una recreación,  por lo tanto las piezas de un reloj desarmado no pueden servirme para construir un teléfono, aunque aparentemente el timbre sirve y suena, al menos para la vanidad, porque además, descubro con mucha más desilusión, que esa persona no es un aficionado (prejuicio si los hay) es un poeta de Bs As, que dicta un taller literario, avalado, de alguna forma legitimado por varios sitios de poesía, reconocidos, que difunden la obra de muchos y buenos poetas y los ensamblajes de este personaje.
Las cosas quedarán aquí, yo seguiré mi trabajo, más por una cuestión de energía, no quiero perderla en esto, pero la ideología no la abandono, (digo porque sorprendentemente se me sugiere no hacer una historia de estas cuestiones, ya que uno es más que su obra, y debe trascenderse a sí mismo, porque la poesía es un largo poema hecho entre todos, bla, bla, admiro mucho ese yoga mental de algunos, deberían realmente como dijo un poeta amigo no seguir firmando sus textos, ya que en definitiva, no tendría sentido la procedencia sino la finalidad); no abandono la certeza digo, de que uno debe defender su labor, es incuestionable, la poesía se reescribirá muchas veces, porque todo ya está dicho, pero por lo menos defendamos la originalidad,  la orfebrería que da esos trazos únicos, esa sutil distancia que hay entre cada uno y que nos patenta.
Porque cuando no se tiene la suerte de la sofocación, del rapto prodigioso, ni de la visita de un duende, cuando se debe salir a cazar el poema, cuando se construye engarzando lo precioso de las experiencias con lo precioso de las lecturas, de sus desfribrilaciones y sus conmociones, uno termina preguntándose en qué consiste el oficio de la poesía o mejor dicho cómo se escribe poesía, qué es la mala poesía y quiénes los malos poetas.
 Para mí y para muchos que no tenemos otras vocaciones que consuelen el hambre, que no nos reconfortamos de otros costales, que sacamos de aquí, y solo de aquí para la dicha, de aquí para el vértigo diario, para la subsistencia,  atravesando despropósitos, sed, inconsistencia, confianzas que se fatigan y tiempo que huye, que un poeta lleve de tus piedras y encima no las convierta en algo mejor, es como un velador que te robaron del living y lo tienen puesto en la ducha, un electrocutamiento, un patadón en la ingle. 

miércoles, 17 de julio de 2013

discovery chanell



Hoy tomé el té
Miré crecer la mañana
Desovillé sus filamentos más profundos
Cambié la tierra del potus
Guardé su raíz en una bolsa

Me bañé despacio,
repasando las marcas de una vieja insolación
Sintonicé en la radio a Billie Holiday pero se mezclaba
con los salmos de una iglesia
Cuántas veces dijiste de cambiar la antena por otra de cobre?

Luego te hice de comer
Pensé en algo que no le cayera mal a tu estómago
esa bestia vacía, indiferente
Separé  el coliflor
como se separa Fiyi en islotes pequeños
Comimos despacio
digiriendo un dialecto,
una fruta tardía

"Cuánto más rápido el proyectil más resistencia encuentra"
dijeron ayer en el discovery
Hablaron de las flechas, de las balas y del cubo de arena
Luego el derrumbe de un edificio en Bangladesh
me arrancó toda la tarde

El tele que me regalaste
me obliga a pensar demasiado
Viste cómo para cada ser las cosas cambian?
cómo en Bangladesh el aire pueda ser un derrumbe
para los peces un puñal
y para mí una pantalla diferida, inteligente

Por eso he comenzado a pensar en vos,
en el derrumbe sincronizado,
en la incapacidad de las balas para traspasar cubos de arena,
en separar lo tardío en islotes pequeños,
y en ese pez que se saca fuera del agua,
para dejarlo así
a merced del polvo

jueves, 11 de julio de 2013

la muerte en un film de Woody Allen

Temo a los poemas cerrados como hombres solos
A los mapas de ciudades hundidas o inexistentes
A los perros atados en las fábricas
 a los manojos de llaves
a las mujeres que harán de mí  su Atolón Bikini
Temo a la palabra huésped
al suspenso de una dicha que se tarda
Al rastro del ciego
a los coleccionistas, a los testamentos
Temo al vaivén de los santos en las procesiones
a las ancianas de pelo rojo
a Cècile, de bonjour tristesse
a la canción que pusiste el día de nuestra muerte
Pero sobre todas las cosas temo al asesino
en el sueño recurrente de mi padre,
a su víctima
y a esa parte que quedó

viva para contarlo

lunes, 8 de julio de 2013

Siamesas

“Dos mujeres caminan por la calle / sugiriendo efecto mariposa, terremoto y oleaje inmenso”
Andrea Cabel


Dos mujeres
Con temor a devorar
su misma carne
tejen el muro sanguíneo
del espejo,
Tiran de idéntica cuerda
Y levantan su rostro al unísono.
Antiguo dolor compartido
sin partir
de un viejo parto.

Dos mujeres desmoldadas
de un algo que perdía
ya mantos con huesos
de niñas rotas
vueltos a nacer
pero entre sí cocidos
por los indecibles nacimientos
del karma

Ensamblaje infantil
de una en una,
una en la otra,
otra del adentro,
una de sí misma,
que es su otra embutida
en sola salada sangre
que pasa por distintas venas
gritando
la distinta herida
de único retrato.

Una llora (de un solo lado)
la desdicha
que la otra lapidaria bebe
en el silencio.

La otra siente en el alcohol
de su ebria hermana la alegría
y canta
lo que ésta enmudece con espanto.

Pero gustan de hombre diferente,
y cortan su pelo
con peinados otros
que sueñan lucir en la cita a solas

Han seguido vivas
congestionadas por el ansia torrencial
de los desprendimientos

de su sola sombra

Solita sombra arrastrada
por los giratorios rayos
de sus acopladas luces


Morirá una
en la carne de la otra
sujeta al lomo
de su pena semejante
a su hermana sin frontera.





de Quince, Antología poetas mujeres de Córdoba (2010)

martes, 18 de junio de 2013

qué es ser poeta jóven


Qué es ser poeta joven?
Mojar la cama con sangre infantil?
Tener incerteza en lugar de razón?
Alucinación en lugar de sueño?
asistir sin reposo, piedad ni herencia?
Y qué es ser poeta viejo?
Esperar que este bonsái al costado de la cama
nos de la sombra suficiente?
Viviendo sin crecer?
Creciendo sólo para podar
lo que florezca?

domingo, 16 de junio de 2013

algo sobre mi padre

Todo tiene solución exepto la muerte 
-decía mi padre- 
 cuando estabamos del mismo lado 
Los pastizales estaban altos, sin cortar
La única preocupación era el nudo correcto de la tanza 
 en el carrete


Nunca más supe de él,
No tuve apariciones, ni ruidos,
 ni sueños perturbadores. 

Qué dirá de la muerte ahora?
Pensará soluciones? 

Quizás 
 ya no busque resolver nada
Haya dejado crecer el pastizal
Haya olvidado el nudo correcto de la tanza
Se dedique a esperar 
un ruido
un sueño 
algo mío y perturbador
desde la muerte





Mi padre no sabía sangrar


Mi padre no sabía sangrar, pero aprendió a fumar como un jinete de la muerte. Encendía su cigarrillo y se sentaba en un rincón de la casa. Había humo en su mañana. La rabia y la ceguera le crecían por la siesta.
Cuando se fue, no pude llorar. 
Todavía en medio de la noche veo la colilla encendida, una luz que no alcanza a iluminar nada, pero prende  fuego a todos los rostros de mi mente.
Acerco mi frente y arde la proximidad de mi padre
El aprendió a justificar su ausencia con la muerte y yo aprendí a jugar que me desangro. Pero no es cierto. Lo único cierto es que fumo en la oMscuridad de aquel rincón. Llevo a mi padre al pulmón y me siento como él, en el borde de la rabia y la ceguera.
Soy una mujer distante. Soy la herida hermética que mi padre no aprendió a sangrar. Y él es también mi radical y más cerrada herida. Por eso cada noche nos sentamos en silencio, con más fuego que espanto, nos sentamos a extinguir lo que no pudo apagarse con la muerte. Me esfuerzo por sangrar pero sólo cae ceniza.

sábado, 25 de mayo de 2013

El simple gesto del irme


Esta noche en que todo es real, un estado del mundo,
Vivir es una palabra mal pronunciada pero bien escrita.
El silencio es la palabra más corta y el sentido más extenso de la verdad.
Tomo el vino que otro sirve,
la música insiste en su complicidad de beber.
Las horas pasan de una calma a otra
como de un túnel subfluvial a otro.
Viven y mueren en la misma calma.
La tristeza ha crecido casi a la par
es precaria e iluminada como una casa humilde,
es tranquila y espaciosa como la nada absoluta.
Yo me ocupe de esta ausencia, viví en ella.
En esta noche en que todo es infalible
como el cálculo mortal
de poner una piedra en el centro de una mesa,
la muerte es lo único pendiente.
Me siento en esa mesa que está detrás de todo.
La uso para llamar a mis muertos,
para rodearme de sus vicios,
para abrir la lluvia como el telón de un acto maldito.
En el centro de lo visible: lo invisible. Lo obstinado.
El que se dirije de todas partes, el bendito, el viajero
el que ensancha los caminos, el siempre mudo.
La piedra es blanca y está limpia
porque ha sido desenterrada de su corazón.
La tierra del corazón es antigua y es secreta.
Espero la herencia del padre,
montado sobre el león que mató al hijo.
El día es un animal sediento que viene a beber el agua
de mi corazón.
De dónde sacaré más agua?
De qué fondo o herida, de que hueco o trampa?
Brota como la sangre cuando es turbia y es lógica.
Me pinto, y mientras lo hago pienso
que este maquillaje también es mi fondo.
Que nada hay detrás de esta piel que estos rubores no griten.
Los labios rojos marcan el camino del odio
Los ojos están delineados pero la mirada sin delinear
Un hilo oscuro que separa un resto de ceguera
no despierta.
La sombra del mundo, su obstinado prejuicio empapa mis mejillas.
El tiempo es una injuria que ya no desmiento
Mis manos de trabajar están atadas
Mis manos de acariciar sin curtir
Mi historia es una desmemoria de lo que no incluí en ella
Mi nombre es la exclusión de los nombres
que no se atreven a nombrarme.
Esta noche, desde este centro y esta mesa
emprenderé el viaje,
pero no será más que un detenimiento,
una inmovilidad a cuestas
Esta noche
me iré por algo
que realmente me despierte
o por el simple gesto del irme.

jueves, 9 de mayo de 2013

a la poesía cuánto más se la nombra menos viene



"Bienvenidos, somos 2254 poetas registrados
Aquí podras conversar sobre cualquier tema
relacionado con la poesia."
poema-de-amor.com.ar



Hay poetas que no escriben, que sólo esperan o sólo confían,
Hay poetas de moda, de consulta, lúcidos, entrañables, cursis, reflexivos.
Hay poetas jóvenes de 50, robustos, perfumados  mal vestidos,
Los hay de pipa, sello, señalador y camiseta
Hay poetas sueltos, anillados, registrados, noveles y difundidos
Hay poetas muertos, resucitados y prohibidos.
hay poetas online y los hay desaparecidos
Hay poetas biográficos y necrológicos,
de vino o de café,
secos, filántropos, engreídos, infelices
Hay poetas que conquistan mujeres 
Hay poetas con público, publicaciones, contactos, menciones
Hay poetas que solo se leen a sí mismos.
Hay poetas de catálogo, de colección, de performance, de antología.
Hay poetas jurados, prologados,encolumnados,ignorados googleados y felices.
Hay cafés de poetas, encuentros de poetas,
redes, consultores, organizadores, fundadores y fundaciones, asociaciones y subsidios.
Hay poetas intervenidos, recibidos, desperdiciados, traducidos,
fotografiados, registrados, plagiados, no queridos.
Hay poetas de alma, de profesión, de hobby, de carrera, de oficio.
Hay poetas conectados,moderados, administrados, ofendidos.
Hay poetas sólo poeta

Ah, pero vos querías saber donde está la poesía?
Ese es otro cantar.
A la poesía se la llevó la creciente ola de poetas,
le hicieron "click" en temas varios
la atacó un foro
la desmintió un homenaje
la masticó el narcisismo
la dividieron las afinidades
la prendieron fuego en una escuela de poetas
La poesía se desangra frente al espejo del poeta
porque sangrar es parte de su dieta, de su intuición y su abstinencia
La poesía llora junto a la cruz del poeta
se abre al durísimo misterio
grita ante su lógica
perdona sus excesos, acude al desamparado 
lava su miseria, pule su estrella,
Aspira del humo de su incendio.
Es expulsada de su obra.
A la poesía cuánto más se la nombra menos viene,
cuanto más viene a menos elige.
y dónde está?
"La poesía está en todas partes, incluso en algunos versos"


viernes, 3 de mayo de 2013

un poema que sangra



me dijeron, el alma se ve en los velatorios,
es un collar que viborea
se va para arriba
Me dijeron, cuando atas un cabello a un anillo
hechas a correr el tiempo de la superstición
Cuando arrojas un vestido al fuego no te casas
Cuando clavas alfileres te alejas de las pesadillas
Cuando muere un padre te conviertes en  niebla
nombrar a tu enemigo delante de un espejo lo anula
Cuando se acalambra el pie derecho
ha entrado un ángel en la casa
Cuando muerdes tu lengua te perdonan
Si te bañas vestida
encuentras arañas detrás de las puertas
Si rompes una taza no cumples tus promesas
Coser tela clara con hilo oscuro disipa las dudas
Las moscas sobre lo dulce anuncian juegos
Las hormigas sobre lo salado atraen extraños
Los cajones vacíos te hacen presa de los sueños
Las alfombras fomentan los secretos
Los cuadros chinos impiden los viajes
Las cenizas sobre el piso blanco altera a los muertos
Cuando se apesta una planta
alguien te traiciona
Cuando rompes un cisne
nace una infamia
Cuando te miras en un vidrio opaco
 te enamoras de alguien que no vive,
Cuando sangras frente a un espejo te reconcilias con la sangre
Cuando sangras frente al poema
te inicias
me dijeron el alma se ve en los velatorios
es un collar que viborea
Atónita miré y creí



domingo, 21 de abril de 2013

Herida de mujer translúcida

Me pasa que tengo en las manos conciencia de haber tocado a una mujer herida.

Me pasa porque la incertidumbre planea en diferentes nieblas.
Me pasa una mujer removida en sus sequías primerizas
azotada luego por los vientos 
de los que no se vieron arribar sus luces

He guiado una mirada triste 
a una mujer emplazada por el tiempo y sus tabulaciones.
enumerada en el lenguaje,
sumada en las cifras absolutas , 
tachada de los viejos cálculos,
escoltada por los malos pronósticos,
una mujer traducida a varios universos,
reproducida y conservada como un perfume silencioso.
La mujer que se parte en su lástima.

La mujer que se ejecuta en mi llanto
lenta y lastimosa como garra que ha surcado rutas pacíficas,
rutas que drenan las pérdidas de mis ríos,
cauces paralelos a mi muerte
que no pasan frente a otros volcando una sola pena.

La mujer exhausta de mi aliento,
resignada al empleo de las alucinaciones.

Escondida por la sed
y dejada al descubierto por el ansia.

Esa mujer ha sido tocada por un cuerpo herido,
ha sido reconocida entre viejos cadáveres con las mismas resistencias,
ha sido exhumada como una música sobre falsas transparencias,
y luego se ha sentado entre mis dedos, 
se ha sentado sobre estas manos que reciben dentro
una ruta, un viento, una sequía
o una herida de mujer translúcida.

la más tierna dulzura ignora

Pasa de todo cuando el amor ofrece su posibilidad nos hace un nudo arriba y nos cuelga un monte se nos atraviesa se  congela el p...