martes, 8 de enero de 2013

el río Awash




Al norte de Etiopía en la tribu Afar
una mujer camina quinientos metros hasta el río Awash
para traer veinte litros de agua sobre sus hombros
cada día.
A simple vista, parece no costarle esfuerzo
Como si antes de cargar todo ese peso
hubiese tenido que vaciar su propia sed.

De aquella mujer tengo una foto movida
En la que parece una presa
Partida por el infarto


Bello animal de los celos

Dónde marca la bestia el amor por el cisne? Morder es saciar. Asfixiar es restablecer. Nada como forcejear con las cosas por sus angos...