martes, 12 de marzo de 2013

cuarto de huéspedes




El cuarto de huéspedes es pequeño y sin llave
Ropa vieja, bolsos de viaje
Salvo por  un cuadro  de la tribu Maasái
Nada presumiría aquí lo salvaje
Dos hombres trepados a un árbol 
en medio de la noche
hacen sonar sus dedos
para que un ciervo no identifique su habla
Los chasquidos encajan mejor en la naturaleza
El ciervo nada oye
y es parte de la naturaleza de este cuarto
pequeño y sin llave
practicamente mudo
si no fuera
Por ese viejo placard
que cruje en medio de la caza
llamando a sus huéspedes
 aunque aquí la noche esté desperdiciada.

5 comentarios:

  1. Tus poemas son geografías humanas. Con ellos completaría el atlas heterogéneo de vidas que nunca podría haber soñado. Y poco a poco avanzo una nueva pieza en el mío propio...Caigo rendida a ti, Laura querida...

    ResponderEliminar
  2. Increíble. Como un mundo abstraído del mundo. O como una habitación de los sueños...

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Una viaje a través de un cuadro donde la casa sé vuelve cacería, acecho de fantasmas y la cacería incompleta del mundo del cuadro , la parte que completaria la historia del cuarto. La espera de lo que no vendrá. Hermoso!

    ResponderEliminar
  5. Reitero aquí lo dicho en el comentario anterior del post posterior. Y agrego que fui el ciervo, fui toda la tribu Maasái, los dos hombres, el árbol... la noche y sus desperdicios...
    No sé... soy vulgar, burdo, estoy K.O.

    ResponderEliminar

Reino

Vayamos en paz Un dios incógnito orbita nuestra casa, nos alienta, nos delata, nos ha elegido al nacer nos puso esta piedrita en el hab...