La parte más honda





Olvidar
o dormir
el súbito instante
en cuyo sueño,
se sueña la vida que jamás tendremos.

Aquí arriba
reina la memoria de este día
como un dios
que todo lo ve,
menos a su dios.

Allá abajo
el animal que enterré
se ilumina
tan brillante como un diente de oro.

Lo que escondí
en lo más hondo
hoy
abre sus ojos

flota en los mares.



de La vida en que sueñas

Comentarios

  1. A veces aquello que enterramos es lo que más reluce. Como la estrella que más resplandece cuánto mayor es la oscuridad...Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El secreto-tesoro mejor guardado, ese que nunca pierde brillo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

mientras lavo los platos

el amo de las nueve y treinta