invocación



A esta hora los autos ya no pasan.
La noche se ha fundido al pulso en las muñecas
Te has sentado a mi lado.
En el vientre de la presa un rifle erguido se ha reflejado
Acaricias la cabeza de mi bestia
mientras atas tus fieras a la reja de mi corazón.
La casa vibra en el agua. El agua vibra en el vaso
En el vaso puede verse el nudo de nuestras  piernas 
trenzadas en un mismo tronco
La balsa tiene una grieta y ha entrado el mar
Me muevo dentro tuyo y veo un barco que se hunde
Pienso en Alaska
En peces tibios  en una casa envuelta en temblores
En sábanas húmedas azotadas por el viento norte
a punto de soltarse.
Imagino las gotas que estallan en la tierra suelta
en el ansia por el barro.
Llegás antes que yo 
y entre la muerte que ahora existe para vos
y la que aún no existe para mi, un árbol crece
Hay un niño a la sombra de lo que no fue sembrado.
Porque en este barco no hay tripulación
Es una arteria oscura donde una serpiente navega
Es un lago que ha muerto a su cisne
y lo mantiene a flote
Vuelvo a entrar
La muerte ha abierto tu boca y esta vez sopla

Me ayuda

a invocar la vida que no hay.

Comentarios

  1. Después de este siento que me he quedado sin calificativos para tu poesía. Sólo me salen cosas como apabullante, brutal, monumental. Voy a tener que poner más de mi parte para no repetirme....

    ResponderEliminar
  2. Hay un niño a la sombra de lo que no fue sembrado.

    ResponderEliminar
  3. Tremendo, Laura. Sos mi ídola personal.

    ResponderEliminar
  4. Laurita! Pones color en el abecedario del infierno. Y tu cielo, el TUYO, que en realidad sos vos misma, salta y asfixia sus estallidos. Le ponés límites. Lo dominás. Y nos permites ver la batalla silenciosa.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta esto que dice Mercedes, "ponés color en el abecedario del infierno" y la verdad que tu poesía viene también con tu voz,( al menos para mí ) lo que agranda la palabra desde esa intensidad tan tuya.
    Beso Lau

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  6. La pucha, Laura! Me dejaste sin palabras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

mientras lavo los platos

el amo de las nueve y treinta