hay sangre en el amor que se toma por su cuello

Ayudala- imploraste
tironéandome del brazo para que corriera
a liberar la paloma de las garras del gato
Lo tomé por su lomo 
y sacudí hasta que convaleciente pudo escapar 
Ambos quedamos boquiabiertos, 
mirando una cicatriz impresa en el aire:
 La flecha huele a su blanco
y esto se aplica para todo
En los días siguientes el gato relamerá 
en su paladar la sangre
la paloma sentirá en su buche  
una débil pulsación
y vos retendrás 
aquella postal infeliz de nuestra vida
Gravitará 
una eficaz repetición 
de huídas y destrezas.
No, los hechos de la caza no se olvidan
porque descendemos 
de depredadores más temibles
hay rastro de plumas en los dientes de una bestia
hay exhibición y gloria para un amo 
que no requiere nuestro premio
y hay sangre en el amor que se toma por su cuello


Comentarios

  1. Qué carajos. El otro día salvé a mi cotorra de los dientes del perrito (mio), pero al dia siguente la cotorra volvió a buscar el piso y a su agresor. Otra vez se salvó. Pero no entienden, ni el uno ni el otro... UN abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

mientras lavo los platos

el amo de las nueve y treinta