panal




El panal que sacaste de la ventana está ahora sobre la pila de libros
casa flotante, embalsamado glaciar
con sus piezas desnudas y sus habitantes perdidos
Cuando no duermo, me siento frente a él
y observo
exhibida a escala
nuestra fortaleza:
un reino paralítico
que aún perdura
y cruje de noche
La pureza de un tumor
que aumentará su tamaño

para despedirnos

Comentarios

  1. Lo deshabitado tiene siempre ese toque a muerte que nos engulle. No es soportable, no se puede contemplar rutinariamente a no ser que mueras con él.
    Estilo puro y necesario para los días fríos como hoy, gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

mientras lavo los platos

el amo de las nueve y treinta