la escritura es un plan de escape



un árbol que ambiciona el relámpago y se parte
un armario 
cuya puerta cruje de noche.
Toda escritura cruje de noche
rebalsa y cruje de noche
Le duelen los tachones de tu arrepentimiento,
tanto como al pelo le duelen las tinturas y los nudos
Una mancha aflora 
en el piso y eso basta 
Súbita escritura, 
lenta marcha atrás sobre tus huesos
que se se parten 
Calcomanía en el espejo
Racimo del relámpago
Confección de araña nocturna
Sauvage
porcelana envuelta en celofanes
Sauvage
Vos y yo somos dos esclavos emancipándose 
dos condenados que intentan escapar
Todo lo que escribo es animal salvaje y velocísimo
animal salvaje y velocísimo 
que vos estás montando ahora


para huir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

mientras lavo los platos

el amo de las nueve y treinta