viernes, 26 de mayo de 2017

del otro lado



Todo tiene solución excepto la muerte, decía mi padre
lo decía Cuando estábamos del mismo lado
cuando Los pastizales estaban altos, sin cortar
y la preocupación era dar con una tanza fina que no zafe del carrete

Es fácil decía, todo está en el sentido del giro
en enrollar en contra
siempre hay una flecha
una marca que te advierte..

Nunca más supe de él, no tuve apariciones ni sueños ni ruidos perturbadores

Qué dirá de la muerte ahora? Pensará soluciones?
Sabrá que ha sido el nudo, la flecha?
Sabrá que fue la bomba arrojada al patio cuando las plantas dormían.
Sabrá que la muerte también enrosca a la inversa del sentido?
que también deja dos puntas separadas y tirantes?

Quizás ya no busque resolver nada
Haya olvidado el sentido
No distinga más la flecha
Haya dejado crecer el pastizal
y sólo se dedique a esperar,
apariciones, sueños y ruidos perturbadores




el trazo



Aquí nada se nota, ni la afonía, ni la dislexia, ni la ojeada ni la renguera,
Aquí no hay disimulo
todo es convaleciente, maleta de loco
Cada noche arroja una vida al fuego
y la mañana anda con ceniza en los ojos
Los hijos valdean su volcán
El amor pierde sus dones
Pones a la vista el cadáver escondes el poema
Dije a un muchacho: no muevas la cabeza de tu madre
es frágil como una alhajero de cristal
Peiné a una anciana para su nieta
Enchufé velones en plena tiniebla
Toque un muslo frío como la baranda de un puerto
Espanté al insecto
en la llovizna
Monté al cordero
Trepado al pie de bronce fui un gato lamiéndose desentendido
Rocié lavanda en lo áspero unté rosa mosqueta
Vi un hombre a flote
otro cerraba en la mano de su padre 
 un pan caliente para la nieve
había voces desmoldadas de su canto
altares abandonados por su dios
 jugué a consolar
me consolaron
Me convencí de la nada, me reconstruyeron
Desmonté la cruz para un judío
Desmonté la cruz para un ateo
Desmonté la cruz para un evangelista
Monté mi propia cruz
Acerqué una lámpara
un hombre tiritaba de miedo a punto de cavar su nacimiento
Vi el traductor de una lengua muerta
Ví los números de una mala suerte
y los fantasmas de una casa vacía
Vi la flecha en movimiento y el ciervo quieto
Vi la roja silueta en la borra del viento
Vi animales bailando al son de la única música posible: su propio ardor
Y el trazo de la muerte hundido con todo el ímpetu en las manos del porvenir.


domingo, 21 de mayo de 2017

Bello animal de los celos


Dónde marca la bestia el amor por el cisne?
Morder es saciar. Asfixiar es restablecer.
Nada como forcejear con las cosas por sus angosturas,
por sus respiraciones.
No podemos besar sin succionar. No podemos poseer
Sin torcer, sin estrangular.
El cuello es la erupción sin fin, jamás se enfría.
La pasión es respiratoria 
El placer es estrecho
El orgasmo un cogote vuelto al revés
El animal de los celos
tiene hambre
Lleva la fatalidad en su regazo 
como un recién nacido
Cuida su cabecita de golpear con la ceguera
Ay tempestad de la sin razón!
mis mános están húmedas porque él las lame
ha visto en ellas dos hijas pródigas
algo fallido
Ha conservado su intención
Ha borrado la entrega

martes, 16 de mayo de 2017

Un minero hundido a voluntad


Elena me enseña a regar los helechos
sumergirlos en un balde
cinco minutos
hasta que la humedad brote en la superficie
Lo importante - me dice -
es procurar el drenaje
regular la inmersión
yo le digo que conozco el trabajo
"Soy funebrero"
osea un minero hundido a voluntad
un pez que regula la inmersión
un buzo que acompaña a los ahogados
sin ahogarse


del otro lado

Todo tiene solución excepto la muerte, decía mi padre lo decía Cuando estábamos del mismo lado cuando Los pastizales estaban altos,...