martes, 5 de septiembre de 2017

xxxx



No es la explosión ni a los que elige
es lo desprevenido
Una pareja da vuelta el colchón como una canoa
Una niña busca la fibra bajo el sillón
Una anciana ovilla su lana frente al fuego
Toda envoltura de precariedad
estalla
Toda apariencia de felicidad
enferma
Con ritmo un jardinero se entrega
al frenesí de la poda
atento por cortar
ese detalle
Un reflector se enciende
sobre todo lo que anhela no ser visto
se hunde en lo que ya no responde
frivolidades nos ven pasar
anhelan el fresco torrente de la sangre
Alguien aquí está llorando
mientras afuera
un colectivo repleto  de otra gente
 mira frente a un espejo
Este es el reino de un dios embrutecido
de vez en cuando tira una bomba
 sube a su torre
afila una flecha
toma posición
nos quita el coraje
se desmiga
sobre nuestras cabezas
habla en nosotros
nos osculta, nos ingiere
Nos ha elegido.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

son días de cinismo

Son días de cinismo las mujeres mueren a manos de un oscuro propietario los ancianos albergan niños roncos y perdidos el agua pasa los t...