martes, 9 de abril de 2013

oscura importancia


Abrí los ojos y ví
El perro que solté a la propia carne
La fatalidad que me dominó con su látigo
La pólvora de los muertos cargada en el arma del vivir
La flacura del grito
La madre arrancada como un brazo

Me ví salivando a la rutina del asco
Sacando las manos por la ventanilla de la rabia
Me ví fuerte para lo que no estrangula
Puntual para lo que no sosiega
Despierta para lo que no se levanta
El niña iba perdiendo nitidez cuando le acercaba la linternita
de los hombres
Yo fui un rostro angelical, una lámpara de kerosene
volcada a la menor verdad
Una blusa que perdió su flor, su escarapela

Yo soy incapaz de hacer planes
Qué parte estoy viviendo ahora del espejo?
Qué brilla en el sudor de aquel espanto? Que detalles me pierdo?
Haber sido fruto de la casualidad o la ignorancia
Cómo era mi voz? Qué dejé al fuego y abierto?
Qué olvidé dentro de los hombres?
Abrí los ojos
Encendí la maquinaria del animal doméstico
Perdí todos los puntos de vista
Abandoné mi oscura importancia
Así cómo se mastica un autito de plástico
Como se rompe la alcancía de los sueños
llena de monedas falsas
Como se arroja un mantel

Así
En lo que tarda una semilla en brotar
En lo que tarda un dios en marcharse


del otro lado

Todo tiene solución excepto la muerte, decía mi padre lo decía Cuando estábamos del mismo lado cuando Los pastizales estaban altos,...