miércoles, 20 de noviembre de 2013

Four you own benefit



Alguien llegó, almorzamos.
Comió con gusto.
Bebió de un vaso donde flotaba
el cabello negro del invierno.
Contempló mis fotos, la protección del ausente
que es pura crueldad.
Se estiró en la colcha  que tejí como una red maldita
Sus rombos tienen un vacío  semejante a una poda de eucaliptus.
 a la vajilla finísima de un loco.
al frío colchón de un evacuado.
También fuimos, cielo de promesas, la armoniosa
combinación de unas prendas
Seda natural pintada a mano.
Pero hubo un giro en los acontecimientos
un relamer de labios, una densidad, un cabeceo,
algo repentino y brutal
la trampa de un oso.
se rompió la seda, se cortó un pedazo
amordazamos el ángel
Repasamos las estatuas
donde el polvo se pegó
como una antigua ternura
Me hundí llena de barro en la nieve
Dancé
Four you own Benefit de Phill Glass
Me colgué al revés como un murciélago
Sí, he asumido el final
Como se prepara la gallina que se crió de pequeña
previniendo que el decapitamiento sea
una nube fulminante
una tajada
Ni nervios de punta, ni piedades astutas.
Así, 
un tejido maldito
casi hipnótico
la colcha en que se estiró

como dormido.

4 comentarios:

  1. Siempre son las tuyas imágenes poderosas y clarividentes....Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. De Poemas que quedaron lejos de todo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo!, en realidad este pertenece quizás a lo inclasificable.

      Eliminar
    2. Hola anónima! Entonces sí, es de poemas que quedaron lejos de todo.

      Eliminar

xxx

Para un jardinero avezado entregado al frenesí de la poda todo desborde es un error merece su corte No es esta la actitud del a...