jueves, 6 de marzo de 2014

cautiverio 2


Esta cueva es mi casa.
esta lentitud y esta métrica 
para caminar entre las cáscaras 
es mi diálogo con el bosque
mi forma de no olvidar el regreso.
El sendero original estará lleno de maleza
Habrán levantado una fábrica, un templo
una antena provisoria
que baje el mundo a las alturas
Soy la bestia en un rectángulo
que podría ser la habitación de un hombre
donde entran él y su cama
y con suerte una silla.
Dar el zarpazo a la mosca atraída 
por la corpulenta pasividad y el encanto
de la antigua destreza
Pensar en ella como en el salmón
que se entrega manso
 lejos del chorro
Pero es tan solo una mosca
disputándome el azúcar 
que un niño nos arroja.
Llueve en esta jaula
comida por los hormigueros
El agua del hipopótamo se ha llenado de hojas
Una tortuga ha quedado suspendida
en un alto del cemento
Quien dice que los animales no sufren senilidad
extrañeza, estreñimiento?
Qué hace a este lugar distinto a un hospital
o a una cárcel?
Quien puede asegurar
 que esa tortuga a la orilla del piletón
como ese viejo recostado en el arco del geriátrico
no esperan
a costa de ahogarse
la corriente milagrosa
que los devuelva al mar.




5 comentarios:

  1. Desde el principio hasta el final me estuve imaginando la "cueva mágica" de Melancholy que ilusamente nos protege de lo trágico, y te protege. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. si te maldigo es porque jamás te veré a los ojos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Laura. Soy Miguel, aquel que por Facebook y la Salazar alcanzó a dar contigo. Prometí leerte y a eso vine. Lo hice con poco tiempo pero con gran esmero. Elegí comentar este poema por la cadencia de sus versos (aunque deteste las tortugas). Hay una lectura física en estos versos que los hace respirables. Y sí, probablemente tu hogar, el hogar de cualquiera, solo sea un espacio más, como un pozo sin agua o un mar sin ese hábito de los océanos de hacer naufragar a los navíos. Nada es tan diferente en este mundo...quizás tampoco lo sea en otros. Volveré en cuanto pueda a leerte de nuevo. Soy de naturaleza sedienta y caprichosa. Un saludo.

    ResponderEliminar

xxx

Para un jardinero avezado entregado al frenesí de la poda todo desborde es un error merece su corte No es esta la actitud del a...