jueves, 22 de febrero de 2018

la corrección





En los fondos de la casa, a plena luz del día
pende una mujer sola 
y sin remedio
Como el animal desobediente al que corregiste la osadía
Como un panal vacío ya sin miel ni moradores
Como la planta que arrancaste por ruda por incierta
pende en lo alto junto a tu fracaso
tu objeto preciado con dos vueltas de odio
Qué harás ahora que no puedes elegirle otra muerte?
Qué harás ahora que tu hambre se serena?
Si está creciendo en otro lugar 
y ya no puedes cercarla?
Si es agua de un río que separas
y aún así  trasluce su destreza:
el impetuoso caudal, el olor de las bestias que la habitan,
su precipitado encanto?
Una mujer pende sin remedio 
y atrae al mundo que aún muerta la traiciona:
convida el espanto que sigue al cinismo
ejerce también su lenta torsión
Una mujer muerta
es una lámpara
Nos quema, nos delata, nos orbita
Pende de un puño
del brazo firme que estira el captor
Y está sin morir
porque lo hizo de pura confiada 
porque esta espantada de su anterior vida
maldiciendo en el final su entrega
esperando que alguien de nosotros vea
más que el peso de un cuerpo
impasible en lo alto
con dos vueltas de odio

1 comentario:

  1. Incluso, en algunos casos, ni siquiera hacen falta esas dos vueltas de odio para justificarse...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar

soledad del sentido

Todo tiene solución excepto la muerte - dijiste cuando la tanza zafo por tercera vez del carrete y me diste la fórmula: el secreto est...