miércoles, 24 de agosto de 2016

pozo que ansía



las luces de un auto que ciega
el nervio de tu ceja que late
es ritmo carnal
la tirantez de las camas  recién hechas
la colilla doblegada en la piedra
el alacrán retraído hacia el espasmo
es tensión carnal
la huella fresca
la llave nueva
el pez  que puntea el coral
la reverencia del esgrima
o de dos que combaten francamente
 la mancha en la pared
que los perros
lamen
la polera estrecha que  ahorca
todo es hondo sexual y abandona
todo es pozo que ansía
una luz sin consuelo
Abro el vino  frutal que me regaló un poeta
pienso en el sexo
cómo rociar los cactus con canela
pienso en el sexo
deliciosamente
giro esta llave
las gotas repiquetean en el jarro
se desesperan por imitar
la luz del día

martes, 23 de agosto de 2016

Tala





Vine a buscar trabajo y me quedé aquí


veo a un hombre 
recostarse de lleno en un pasto más fresco 

A veces viene mi padre...

Vine a ocuparme de algo
y ahora pecho esta camilla al mar
al fondo hay un bosque talado 
con la temible sierra 
respiro el aire que sobró de unos pulmones
pienso en este viejo 
siento su pudor

la muerte observa
trepada a un puente marchito
como un gato cualquiera 
que se lame,
desentendido.


viernes, 5 de agosto de 2016

mundo que insinúa su final

cada día es la locura de edificar el sueño
o el miedo de derrumbarlo
Nos asfixiamos debajo de la almohada
Somos dueños de salir de casa
pero no de olvidar
Hay fotos lanza tristeza
relámpagos al corazón del equilibrio
Cada día se merece o se comporta
tironea de nuestra voluntad
Viajas en pleno temporal con un evangelista
No temas - dice, mientras el auto se sacude
No temas, sólo admira el poder de Dios
Cada mañana es la estática o el espasmo
La soberbia o la rendición
Arde el nylon de la memoria
se quiebra el alma de tus huesos
en la mudanza se pierde un rosario
se encuentra el recuerdo de una comunión
Nos mantenernos a flote
Un relámpago castiga tu frente
amplia tu fantasma
Bordas el poema con que presumes ahorcarte
Tose tu madre su fiebre nocturna
Se refleja el cazador en los ojos del ciervo
Deambulamos por la superstición
Te sometes a la imposibilidad como a una adicción
solitaria e inevitable de espera
Magnificas la espera:
el cuchillo en la taza que alguien
dejó en la mañana
Cada dia es la vejez que acecha
el futuro que constipa
La ola que te ignora
el sobre que no llega
El hambre prodigiosa
Mundos que complacen o destrozan
Mundos que insinúan su final
antes que anochezca

jueves, 21 de abril de 2016

una mujer revienta un neumatico


Cada día es un punto
vamos uniendo un recorrido
pautado hasta el final
hasta develar
la trayectoria de  una flecha
el círculo que podría ser
la colmena
un disparo
una mujer revienta un neumático
se sale del camino
años atrás fumaba en el balcón
pensando el título de un poema
también buscó una clave
tuvo las manos heladas
el corazón en blanco
se puso al resguardo del granizo
dejó el pan a la intemperie
derramó la sal
contuvo el odio
abrió una cama ofreciendo
la liebre tibia de su herida
mientras une
los acontecimientos
se  sale del camino
ha llegado al punto inicial
ha dado sin pensar
con la forma



lunes, 11 de abril de 2016

agenda


hay en esta agenda
animales que dormitan esparcidos
de vez en cuando abren un ojo,
apoyan una patita en nuestro pecho,
saludan para las fiestas, tienen otra voz,
ampliaron su living,
necesitan corroborar
si recibiste la postal de Beijing
o llaman alarmados
por única vez un domingo
para decirte:
- estamos viendo el huracán por la tele,
pensamos en tu casa.

lunes, 4 de abril de 2016

aquí te abandono


Dijo Válery:
Un poema no se termina
simplemente se abandona


seguí solo
házte hombre y mujer
ama tu fábula
Los que desperdician tu res
Los que orinan tu mandala
los que aspiran de tu esperma
y marchitan al dragón
Te señalan el porvenir


la hoja ofrecida y la arrancada 
y lo que raya el parquet
de la casa afortunada
y el plato donde servir
una porción de entraña
Todo señala el porvenir
Serás 
el hueso donde se ate el cínico, el infame
el trapo donde el suicida
recueste su arma más brillante
La guija donde eduque el muerto
su fantasma
la saliva donde sumerja el poeta 
su luz mala
Cambiarán tus sentidos
disciplinarán el carácter de tu compasión
arrancarán tu foquito
lo meterán en la heladera
a ver si calza
le acercarán un espejo, un balde
se alumbrarán el cuero la víctima, los dientes
te cortarán de cuajo 
te plantarán como una ruda 
a la derecha de la superstición
El gesto amoroso de un hombre
la llovizna de otra vida
que cae
a su postor

Será tu porvenir

Por eso 
Mete la lengua en la herrumbre del sueño
chupa el rabo del infierno
saborea tu soledad 
como la cima
de un postre 
dulcísimo

viernes, 11 de marzo de 2016

mientras lavo los platos


Somos contradictorios
Cerramos las persianas de una casa serena
para dar cuerda a la musiquita del corazón
y ver crecer el agua en un pequeño rectángulo
usamos la silla para arrimar una puerta
Nos costeamos a la verdad
para cavar
donde no hay indicio ni sosiego
para terminar despedazando la luz
de un conejo de goma
nos jactamos de no saber picar
igual tapiamos el auxilio
calcamos el veneno
los muertos se anotan en la libreta del truco
el odio se recolecta en la tacita de plástico
la precariedad finalmente estalla
Nos atrapa el amor, no cualquier amor
el que se mastica
el que se astilla con el espejo partido de su bondad
el que habla atorado con un rayo
Decimos adiós revolviendo el café
Anhelamos una tibieza punzante
nos fascina el rumor
el musgo que rodee la piedra
y cuando al fin llega la noche
damos cuerda a la musiquita del corazón
para ver crecer el agua en un rectángulo
y así sumergir
imitando el movimiento del ahogo o el recate
de la asfixia o la persuasión
Será un plato, un vaso
la cabeza de un reino
Placentera mecánica
la de hundir
con gracia
y salvar
con desprecio